Hombre solo busca mujeres - 39395

Bueno, pues a lo que iba. Y no hablo de la siouxla maravillosa aborigen con la que me casé, que sus ancestros vivían en una reserva bajo una tienda, y no precisamente de comestibles, no. Así que después de varias horas hablando me dio su dirección para que le escribiese cuando llegase a España. Una joven que no era Imaine me cogió del brazo, tiró de mí como si fuera una servilleta de papel y me metió a toda prisa por unas callejuelas. A lo que íbamos- Pronto descubrí que la joven de los ojos como melones era la hermana de mi amore y me explicó que, si quería hablar con ella, el mejor sitio era en el mercado a la hora de la compra. Y no lo entendía.

176 177 178 179 180 181 182